Extracto de “Styxx”: Los Atlantes

429106_10151189944041444_1595884318_n

26 de Octubre del 9532 A. C.

Bethany ansiaba sangre, ya que se vio obligada a retirarse de la isla griega. Ella todavía quería la garganta del Príncipe Styxx, pero no podía estar en el territorio de otro panteón con sus poderes de diosa. No, a menos que estuvieran luchando.

¡Maldita sea!

—¿Cómo podemos ser derrotados? —Gruñó Misos—. ¡Nunca hemos sido derrotados!

Pali se encogió de hombros con disgusto.

—¿Has visto al campeón griego? ¿Styxx de Dídymos? ¿Alguien ha oído hablar de este hijo de puta antes?

—Era joven, —dijo Bethany—. Lo vi justo antes de que comenzara la batalla. Y casi lo tenía… Ugh!

Le dolía haber perdido.

Repetidamente.

¡Perro griego sangriento! 

Misos arrojó su escudo hacia abajo.

¿Es un semidiós? O ¿Chthonian?

 Bethany negó con la cabeza.

—Él era un ser humano con un ejercito humano estándar. ¿Cómo pudo derribar a nuestros hermanos? Tienen poderes psíquicos… debieron cortar a través de los griegos como las verduras en un jardín.

Diafonía se pasó las manos por su oscuro pelo.

—¿Cómo se lucha como un inmortal?

—¿Tal vez fue entrenado por uno? —Pali sugirió.

Bethany apretó los dientes.

—Athena luchó junto a él.

Misos se burlo.

—Eso no nos lo ha impedido en el pasado.

No, no lo había hecho. Bethany suspiró al ver a su recien campeón en la mente.

—Es sólo una batalla. Tuvo suerte.

Misos estrechó su mirada sobre todos ellos.

—Entonces vamos a ver como la suerte del joven príncipe se acaba.

Cuando empezaron a dispersarse para vigilar la retirada de sus tropas, Apolo se unió a ellos.

—¿En el nombre de Hades que acaba de pasar?

Pali le dirigió una mirada burlona.

—Nos han pateado el culo. ¿Qué estabas haciendo? ¿Dormir la siesta mientras esto pasaba?

Apolo fulminó con la mirada.

—¿Cómo vamos a tomar Grecia si somos expulsados ​​de sus costas con palmadas de niñas?

—¿Nosotros? —Misos pasó una burla sobre la forma justa de oro de Apolo—. El nosotros no te incluye, griego.

—Lo hace todo el tiempo que mi pueblo está luchando y muriendo. ¡Especialmente mi nieto! ¿Cuál de ellos mató a Xan?

—El Príncipe Styxx. —gritaron al unísono.

Pali resopló.

—¿Estás sordo, también? ¿Cómo se te puede pasar como su gente corea el nombre del hijo de puta?

Los ojos de Apolo brillaron con reconocimiento repentino.

—¿Ese pequeño piojo era el príncipe Didymosian y su heredero?

—¿Dónde has estado? —Preguntó Diafonía—. Es obvio que no estabas aquí para la batalla.

—Por supuesto que no. No podía dejar que Zeus o Atenea me vieran del lado de nuestros enemigos. Sólo vine después de oír que se retiraban. Y tengo que decir que la noticia me sorprendió.

Misos cruzó los brazos sobre el pecho.

—Bueno, si quieres un poco de venganza, por supuesto, seria eliminar al príncipe de nuestros futuros planes de batalla.

Apolo sonrió con malicia.

—No te preocupes, viejo. Me haré cargo de él.

                                                          

Fuente y traducción: Dark Hunters Spain

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s